¿Qué conductas observamos en niños con falta de integración sensorial?

¿Qué conductas observamos en niños con faltas de integración sensorial?

0 Comments

La integración sensorial, es el efecto de organizar las sensaciones para su uso; ya que, por medio de los sentidos obtenemos información sobre las condiciones físicas de nuestro cuerpo y del medio que nos rodea.

Las sensaciones fluyen hacia el cerebro, el que llegan constantemente un número infinito de datos sensoriales, a través, no solo de los ojos y los oídos, sino de todos los órganos de nuestro cuerpo.

Nadie organiza las sensaciones a la perfección, pero si es cierto que las personas productivas y bien coordinadas estén cerca del ideal de percepción sensorial. Cuando el cerebro no es capaz de integrar bien las sensaciones, hay muchas facetas de la vida cotidiana que se ven afectadas.

Trastornos que podemos encontrar en niños con dificultad en la integración sensorial

  1. 1. Problemas de aprendizaje escolar.
  2. 2. Problemas de atención.
  3. 3. Hiperactividad.
  4. 4. Problemas de coordinación motriz.
  5. 5. Retraso en el lenguaje.
  6. 6. Alteraciones conductuales.
  7. 7. Problemas de precisión motriz y manipulación manual.
  8. 8. Alteraciones emocionales.

¿Qué conductas pueden observarse en los niños cuando hay problemas en la integración sensorial?

Integración Sensorial
  • Rechazo a las texturas.
  • Desagrado ante el contacto físico.
  • No le agrada que le corten el cabello, las uñas, etc.
  • Bajo registro del dolor.
  • Se le dificulta mantenerse sentado.
  • Es impulsivo.
  • Busca contacto con los demás constantemente.
  • Deficiencia en la coordinación del movimiento.
  • Parece perezoso.
  • Reacciona de forma negativa ante los sonidos fuertes.
  • Se angustia o sobre-excita ante entornos muy ruidosos o con mucha gente.
  • Evita el contacto visual.
  • Le molesta la luz.
  • Evita ciertos alimentos, le dan asco ciertas texturas.
  • Camina de puntillas.
  • Parece más blandito que los demás niños.
  • Se cansa con facilidad.
  • Choca contra las personas, objetos o muebles con frecuencia.
  • Es demasiado miedoso.
  • Se mueve por el espacio con inseguridad.
  • Se muestra curioso y temeroso.
  • Es demasiado arriesgado, no teme por su seguridad.

Entre otras conductas…

Filomena Pasquariello

Terapeuta Ocupacional.

Especialista en Integración Sensorial

Categories:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: