¿Qué hacemos cuando nuestro hijo con TDAH se porta mal?

0 Comments

La familia es el ámbito de actuación más importante en el tratamiento del TDAH. El ámbito familiar sirve de referencia para los niños y, por lo tanto, la actuación de los padres o figuras de referencia importantes (abuelos, hermanos, tíos…) puede facilitar o dificultar el progreso de estos.

¿Por qué se portan mal?

Una de las quejas más frecuentes que nos plantean los padres de niños que tienen TDAH es sobre su conducta, su mal comportamiento y las dificultades para manejar estas situaciones.  En primer lugar debemos  entender porqué la mayoría de veces los niños con TDAH parecen predispuestos a tener unas interacciones más conflictivas. Esto sucede porque las propias características de estos niños (inatención, impulsividad, exceso de movimiento…) chocan con las exigencias del entorno y debido a su inquietud y su contacto a veces intrusivo pueden ser percibidos por los demás de forma negativa. Debemos entender que la mayoría de veces no se portan así para molestar, sino porque simplemente no tienen suficiente capacidad de autocontrol. Es especialmente importante ponerse en el lugar de niños con TDAH y comprender sus dificultades para evitar entrar en el siguiente círculo vicioso negativo:

Psicóloga Clínica Anastasia Ivanova.

¿Cómo manejar la conducta de los niños con TDAH?

A continuación se presentan algunas estrategias que pueden utilizar los padres para manejar y evitar las situaciones conflictivas:

–          Refuerzo positivo: es una de las herramientas más eficaces (más que el castigo) y consiste en premiar el buen comportamiento o el cumplimiento de tareas u órdenes. Los reforzadores pueden ser felicitaciones, premios o actividades agradables y lo que provocan es un aumento de la motivación así como de la probabilidad de que la conducta reforzada se repita en el futuro. Por ejemplo, si le hemos pedido al niño que haga la cama antes de salir de casa y lo ha cumplido, debemos felicitarle o premiarle con 10-15 min extra de televisión.

–          Retirada de atención: en caso de incumplimiento de las tareas una de las estrategias que podemos utilizar es la extinción o retirada de atención. Recordemos que los niños buscan atención (refuerzo positivo) y si no lo consiguen de una manera positiva, lo intentarán con una conducta negativa. Por lo tanto, lo que se consigue al ignorar la mala conducta es retirar cualquier tipo de atención de nuestra parte y así, disminuir la frecuencia de aparición de esta conducta. Por ejemplo, si al no realizar una tarea que le hemos pedido el niño empieza a discutir la consecuencia que le hemos puesto, no debemos enfrentarnos a él, mantener la calma e ignorar la rabieta.

–          Órdenes: teniendo en cuenta que los niños con TDAH tienen muchas dificultades para prestar atención, a la hora de dar las órdenes que queremos que cumpla hay que tener en cuenta que éstas deben ser claras y dadas de una en una. Además hay que asegurarse de que ha oído la orden y darle un tiempo para cumplirla. Si es necesario hacer recordatorios de la orden manteniendo la calma y avisando de las consecuencias del no cumplimiento. Las consecuencias deben de ser inmediatas y relacionadas con la orden no cumplida. También hay que asegurarse de que aplicaremos la consecuencia si el niño no cumple la orden y por tanto esta no se debe de exagerar. Por ejemplo, por el hecho de no hacer la cama un día no podemos prometer castigarle con no salir a jugar durante 2 semanas porque es algo exagerado y no lo cumpliremos.

–          Organizar actividades: por tal de motivar aún más a los niños, cuando organicemos el día a día es muy útil asociar una actividad desagradable o que sea difícil para el niño con una agradable, siempre en este orden. Por ejemplo, primero hacer deberes y después ver la televisión o jugar a la consola.

Por último, recordar que es muy importante que los niños no pierdan motivación y que mantengan una buena autoestima. Para ello, los padres deberán aceptar y comprender las dificultades de sus hijos así como utilizar el refuerzo positivo y evitar los castigos siempre que sea posible.

Anastasia Ivanova

Psicóloga Clínica

 

Categories:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.