¿Nuestros sueños? O ¿ Por sus sueños?…

Soñar, soñar y soñar, nos pasa con mucha frecuencia, cosas que quisiéramos hacer , tener, cumplir… Sueño con una gran casa, sueño con conocer el mundo, sueño con ser cantante, futbolista, correr, y así; hasta casi el infinito, si unimos los sueños de todas las personas que habitamos el planeta tierra.

Cuando nos convertimos en padres, nuestros sueños se diluyen. Ya no son nuestros sueños, sino sus sueños. ¿Cómo le podemos ayudar para que puedan alcanzar y cumplir sus sueños?, además con la realidad necesaria, porque no todo los que soñamos, queremos y deseamos, no lo podemos tener. En que momentos ya no son nuestros sueños, sino sus sueños…

Que nos hace soñar? Que les hace soñar?.  Mi pequeño prematuro, ya es todo un preadolescente de 11 años, que acabará pronto el sexto grado y que comenzará la ESO.

Once años de alegrías, grandes logros y dificultades, por no tener la movilidad de sus piernas como todo los demás. Dificultad que no le ha impedido ser feliz, tener una gran sonrisa y soñar.

Años de constancia y esfuerzo para conseguir aquello que se proponía y nosotros por detrás, respaldándole en todo, para ayudarle. Palabras como “¿mamá tu crees que tengo parálisis cerebral?, porque yo no lo siento así… Puedo hacer todo lo que hacen mis amigos, un poco mas lento, pero puedo”; me reconfortan y me llenan de alegría constante.

IMG_20180104_140100

Mi pequeño gran hombre, le encanta soñar; y el más grande de sus sueños es jugar fútbol en un gran equipo, ayudar a niños como el para que puedan jugar, tener muchos amigos, disfrutar con sus amigos y tener la oportunidad de demostrarle a los jugadores del Barça todo lo que aprende con su gran equipo de Disport fútbol Club.

Hace casi dos años, me dijo que se sentía feliz porque teníamos una organización que se dedicaba ayudar a muchos niños hacer terapias para que se recuperaran, y en ese momento me dijo que uno de sus sueños era ser el presidente de Pequitos, cuando fuese mayor; “¿porque ahora no se puede mama?”. La respuesta instantánea de ese momento fue “hijo tu puedes ser lo que quieras ser, siempre que el momento y las posibilidades se den; además que creo que serías un buen presidente y a Pequitos le vendría bien un presidente como tu”. En ese momento no pensé mi respuesta, sino fue algo inmediato, que me lleno de alegría porque mi pequeño no veía la terapia como un problema sino como una ayuda para mejorar. El quería que todos los niños que venían a realizar algún tipo de terapia mejoraran como el.

Al llegar la noche, le cuento a mi marido la conversación de aquella tarde, en la salida del colegio y pensamos, porque no le ayudamos a cumplir este sueño en particular.

Convocamos una Asamblea y preguntamos cómo  veían que Marc fuese el presidente honorario de la entidad. A los que todos sorprendidos y con una grata sonrisa respondieron que SI. Es nuestro mejor emisario, respondieron los socios de la entidad.

En el año 2016, aprovechamos la nueva inauguración del local y lo nombramos entre todos los miembros de la junta directiva presidente honorario y emisario de la Asociación Pequitos.

P1070107

Hace menos de dos meses, en una tarde de espera en el hospital, me dice que este año tenía otro gran sueño, porque ya iría a la ESO y era el momento. A lo que le pregunté “¿qué gran sueño tienes ahora?”… “Me gustaría, que los jugadores de un gran club de fútbol me viesen jugar y viesen todo lo que he mejorado, con el entrenamiento en Disport, la fisioterapia y entrenamiento mental”, palabras que me dejaron atónita. Por un momento pensé, será que mi peque no es del Barca, no le gusta Disport? y le pregunté; “Hijo te quieres cambiar de equipo, ya no eres del barca, no quieres jugar en Disport?”,  sonríe y me dice, “por supuesto que soy del barca y de Disport, pero el hecho que siga al barca y juegue en Disport, no quiere decir que no me puedan ver otros equipos, porque como tu misma me dices en muchas ocasiones, no todos podemos jugar donde queremos y como los jugadores del Barça son muy buenos, no se si encaje del todo con ellos”. Con una gran sonrisa asentó su cabeza. Nuevamente atónita, pensé mi hijo ya es todo un adolescente.

Pues nuevamente nos pone un gran sueño y aquí en la soledad y el silencio de la noche, comienzo a pensar en como voy ayudarle a cumplir su sueño.

Pienso, divago y pienso… en todo aquello que nos hace soñar, me di cuenta que mi mayor sueño es ayudar a mi hijo a conseguir sus sueños y ser feliz.

No importa los problemas, la discapacidad, la enfermedad o la dificultad, cerremos los ojos, imaginemos nuestros sueños, sus sueños y disfrutemos de los logros, de las sonrisas, de los momentos juntos y los momentos de felicidad.

Lo que nos hace soñar son sus sueños, que se cruzan con los nuestros y con el traspasar del tiempo se funden en uno solo. No dejemos de soñar, trabajemos juntos por sus sueños y vamos a disfrutar de las pequeñas cosas.

Este año nuestro sueño, es cumplir su sueño. Vamos a por ello….

IMG_20171102_211130

                                                           Rebeca Linares

Ponte los zapatos POR SUS SUEÑOS

 

Deja un comentario