Cinco actividades para estimular las habilidades de los niños con autismo

En artículos anteriores, hemos explicado qué es el Trastorno del Espectro Autista (TEA), cómo se diagnostica, qué tratamientos están prescritos y también hemos comentado algunas pautas para ayudar a los niños y niñas que padecen este trastorno a comunicarse y aprender. Sin ánimo de ser redundantes, recordaremos muy brevemente que el TEA se caracteriza, principalmente, por deficiencias persistentes en la comunicación social y en la interacción social en diversos contextos y por patrones repetitivos y restrictivos de comportamiento, actividades o intereses.

Estas limitaciones hacen que los niños y niñas con TEA tengan mayores dificultades para desarrollar el lenguaje, ciertas habilidades sociales (contacto ocular, gesticulación, expresión facial…) o la tolerancia al cambio y la frustración, entre otras capacidades. Si el autismo se considera un espectro es, precisamente, porque la variedad que se puede encontrar en este trastorno es muy elevada, y por tanto se hace difícil hacer grandes generalizaciones sobre qué actividades emplear para estimular sus habilidades. Teniendo en cuenta esta consideración, a continuación se proponen 5 ejercicios que pueden ser de ayuda en el desarrollo de los niños con TEA y que pueden ser adaptados a cada caso:

Diapositiva1Diapositiva2Diapositiva3Diapositiva4Diapositiva5

Las actividades propuestas están ordenadas de tal modo que las primeras estarían más orientadas hacia niños más pequeños o con mayores dificultades, mientras que, a medida que avanzamos, nos encontramos con ejercicios que sólo se podrían realizar a mayor edad o mayores capacidades de lenguaje e interacción.

Estimular las habilidades sociales y cognitivas de los niños con TEA es un trabajo complejo que requiere repetición y sistematización. Como hemos comentado en artículos anteriores, al realizar este tipo de actividades u otras con niños con TEA no debemos olvidar ciertas pautas generales de relación y comunicación: dar instrucciones claras y sencillas, respetar el ritmo del niño, emplear sus intereses como reforzadores, elogiar el esfuerzo, servir de modelo…

Deja un comentario