HACIENDO CAMINOS…

CAMINOA veces oímos a personas hablando del tiempo y es que es muy común escuchar la frase ¡ya es la hora!!! con una expresión de verdadera sorpresa y exclamación. De hecho, tendríamos que estudiar esa sensación y por qué el tiempo pasa tan rápido.

Nuestro día a día es tan ajetreado que nuestra cabeza está inmiscuida en todos esos asuntos que nos acongojan, que el factor tiempo se nos desvanece y nos da la impresión de que el tiempo se nos va, se nos gasta.

Ya estamos en 2017, parece que fue ayer cuando comenzamos esta larga y hermosa travesía; me refiero a la de ser padres, la de tener finalmente algo verdaderamente propio en la vida, algo verdaderamente nuestro, algo por lo que daríamos la vida prácticamente sin pensarlo, sin tan siquiera titubear.

Si, digo hemos, porque a pesar de seguir teniendo nuestras vidas, hemos tenido que afrontar algo para lo que, estoy convencido, muchos padres no están preparados.  Y es que no pueden, porque es demasiado duro ver que aquello que más queremos, aquella cosa pequeñita que es nuestro hijo o nuestra hija, nuestro sobrino, nuestro nieto,  el hijo de nuestro amigo, nuestra amiga, de un compañero o de un conocido; está afectado por UNA ENFERMEDAD, UN TRASTORNO, UN PROBLEMA O UNA DISCAPACIDAD…

Imaginaos si a todo este dolor y angustia le sumamos una serie de factores que aún empeoran ese sentir que mella a cualquier padre y cualquier famRELOJilia; “el no tener los recursos temporales (si…, tiempo disponible), económicos y familia cercana”; ya que según sea el caso hacen falta verdaderas fortunas para lograr salir adelante, hay distancias de por medio y falta tiempo para cubrir todo lo que necesita nuestro hijo.

Todo esto, que es una pequeña pero importante parte de mi historia personal y seguramente la de muchas familias, tengo la dicha de saber que hoy por hoy, luego de la tormenta… llega la calma, la ansiada calma para muchos de nosotros, padres, madres, pequeños, en fin, para muchas familias que componen nuestra sociedad y que han pasado por circunstancias difíciles…

La Asociación Pequitos está para ayudar a  todos los niños y familias que necesitan que le tiendan una mano, le ayuden,  les entiendan y les atiendan sin esperas de meses y años, les asistan y les acepten.

Todo este trabajo que se hace desde el centro es para intentar que no se repitan los pesares que han quedado mitigados en muchas familias, al menos en los 156 niños y sus familias que hemos logrado atender durante todo el año 2015.

Ya estamos culminando el año 2017 y el año 2016 hemos prestado ayuda a 188 niños/as y familias de Barcelona, que aunque aún les queda mucho esfuerzo por delante (mucho camino por hacer), pueden contar con todos los miembros que forman la entidad y con un equipo excelentes jóvenes profesionales con vocación de servicio que trabaja por resultados.

Hoy os doy las gracias a todos, amigos, niños, familias, escuelas, instituciones y empresas. Os doy las gracias como presidente de la entidad, como padre, como beneficiario también que soy de esta bonita labor; porque a Pequitos debo agradecer que mi pequeño Marc crezca feliz, cada día mejor, imparable!

Soñando con lo que hoy en día es la entidad, creamos Pequitos.

Fuerza a todos que aún tenemos que ayudar a muchos niños de la ciudad.

Adelante Pequitos!!! Sigamos Haciendo Caminos  y luchando por los derechos de las personas…

MARCO CASAS CERVELLÓ

Deja un comentario